lunes, 8 de marzo de 2010

Poema de la despedida...

Te digo adiós, y acaso te quiero todavía.

Quizá no he de olvidarte, pero te digo adiós.

No sé si me quisiste... No sé si te quería...

O tal vez nos quisimos demasiado los dos.

Este cariño triste, y apasionado, y loco,

me lo sembré en el alma para quererte a ti.

No sé si te amé mucho... no sé si te amé poco;

pero sí sé que nunca volveré a amar así.

Me queda tu sonrisa dormida en mi recuerdo,

y el corazón me dice que no te olvidaré;

pero, al quedarme solo, sabiendo que te pierdo,

tal vez empiezo a amarte como jamás te amé.

Te digo adiós, y acaso, con esta despedida,

mi más hermoso sueño muere dentro de mí...

Pero te digo adiós, para toda la vida,

aunque toda la vida siga pensando en ti.


José Ángel Buesa

3 comentarios:

Carito dijo...

“Cada vez iré sintiendo menos y recordando más, pero que es el recuerdo sino el idioma de los sentimientos, un diccionario de caras y días y perfumes que vuelven como los verbos y los adjetivos en el discurso adelantándose solapados a la cosa en sí, al presente puro entristeciéndonos o aleccionándonos vicariamente hasta que el propio ser se vuelve vicario…”
No es el capítulo 7, pero creo que aplica ;-)

Eugenio Martínez dijo...

Sin duda. Aplica y mucho. El Cap. 21 de Rayuela es básico en esa multihistoria.

Rosalba dijo...

Soy nueva lectora de tu blogg y lo primero que leo es este poema... Mejor imposible! La verdad es que soy fiel creyente que los momentos, circunstancias, ocasiones, personas, libros, comentarios, poemas, amigos, etc, lo encuentran a uno y no al reves... A seguir leyendo a ver que otro tesoro me encuentro. Gracias!!!

Related Posts with Thumbnails