viernes, 15 de junio de 2007

La casa humilde y la antena de Directv...

El tema no deja de sorprenderme. Es una casa humilde, muy humilde (así se percibe desde fuera) techos de zinc, las paredes sin frisar. A su alrededor sólo hay tierra, monte. Al lado, otra casa (no me gusta usar el término rancho) con idéntico techo de zinc, paredes sin frisar, unas precarias ventanas dividen el mundo exterior de la intimidad del hogar. Así viven la mayoría de los venezolanos, esto no es secreto para nadie. No obstante, algunos elementos que “adornan” esas fachadas provocan el desconcierto de todo aquel que intenta analizar la situación de pobreza que caracteriza a la población.
No voy a hablar de las camionetas (Tahoe, Trail Blazer, etc) que suelen verse en la entrada de muchos de estos hogares (no es necesario “subir” el barrio para constatar esta realidad, un paseo a baja velocidad por los kilómetros iniciales de la carretera Panamerica es suficiente) Me voy a referir a un elemento más terrenal.
Hoy el diario El Universal nos sorprende con su apertura (la noticia más relevante de la primera página) En realidad casi siempre nos sorprende, especialmente a los que estamos en la redacción del periódico. La apertura está acompañada con una gran foto de Vicente Correale en dónde se plasma a la perfección una escena digna de Macondo: Una casa muy humilde, engalanada con su antena de Directv.
Entiendo el sentimiento de la gente. Hace muchos años que dejé de ver a la televisión venezolana, porque –sin entrar en muchos detalles- me parece terrible. Sólo por cuestiones laborales me veo en la obligación de observar dos canales en específicos (no creo que sea necesario mencionarlos) De resto me refugio en la televisión extranjera.
Comparto la necesidad de los dueños de esa casa humilde. Quiero ver otras cosas. Necesito ver otras cosas. Tener opciones para distraerme, especialmente en una ciudad como Caracas en dónde no se puede hacer casi nada.
Al igual que la familia de la foto escogí Directv. Y creo que debemos tener las mismas razones. Aunque yo vivo en una urbanización pensar que una empresa de cable va a realizar una inversión millonaria para llevar a 200 familias “un cablecito” es impensable.
Así que tenemos dos coincidencias. La necesidad de ver otro tipo de televisión y la dependencia absoluta con la única empresa que no necesita realizar una inversión millonaria (rompiendo calles, porque después nunca las pavimentan) para llevarme hasta mi casa la programación de X cantidad de productores internacionales.
La nota que desarrolla la apertura de El Universal –escrita por mi amigo Eduardo Camel- trae a colación un dato más escalofriante que el contraste de la foto. Según Conatel, 21 de casa 100 hogares en Venezuela tienen televisión por suscripción. Es decir, desde mi perspectiva de odiar a la televisión venezolana, que 79 de cada 100 hogares tienen que calarse la terrible programación de los canales nacionales (con algunas honrosas excepciones, claro está)
Las cifras se vuelven más escalofriantes aún. En toda Venezuela sólo 1.373.873 hogares tienen acceso a la televisión por suscripción y se calcula que cada hogar tiene una composición de cuatro a cinco integrantes. Es decir, 6.869.365 personas tenemos como escapar –aunque sea virtualmente de Venezuela- mientras 19 millones de venezolanos están condenados a la televisión nacional.
La nota también dice que en el primer semestre del año 2007 –si se compara con el año anterior- la cantidad de personas conectadas al cable se incrementó 13,8%. Y acá empieza mi mayor molestia. La oposición radical se preocupa en demostrar a todas luces que este incremento es producto de la salida del aire de Rctv, mientras el oficialismo comienza a preocuparse por la manipulación que se realiza de los datos de Conatel. Que terrible es pensar que los dos tienen parte de razón en sus argumentos. Es verdad, difícilmente la noticia del incremento del número de suscriptores hubiese sido apertura de El Universal si el tema Rctv no dominara la agenda de opinión pública, pero también hay que entender que condenar a la gente a tener que ver exclusivamente a los canales 2, 4, 8, 10 y 33 es como mucho para cualquier ser. Creo sinceramente que se está violando los derechos humanos de 19 millones de personas que sólo pueden calarse a estos cinco canales y me alegra que alguno, a pesar de las condiciones de vida diaria, puedan darse “un gustico”
Acá el problema con la noticia no radica en que se incrementó el uso de la televisión por cable a causa de la ausencia de Rctv, tampoco lo es la línea informativa de los medios…el problema está en que nos sorprendemos porque en una casa humilde existe una antena de Directv y nadie se detiene a preguntarse por qué esa casa humilde está ahí (¿será que algún día se reduce la pobreza?) y por qué necesitan un servicio de televisión satelital (¿será que algún día mejora la calidad de la televisión venezolana?)
Eso sí, siempre cabe la pregunta: ¿A cuánto puede ascender el ingreso de esa familia que puede costearse un servicio de televisión digital?

6 comentarios:

Dgdg dijo...

Mira esta nota: http://www.1poko.com/2007/06/gobierno-nacional-compra-el-70-de-las.html

Eugenio Martínez dijo...

Hola. No entiendo la relación entre el problema de las entradas de la Copa América y el tema de la televisión por suscripción...

Dgdg dijo...

Solo para que lo leas... y te enteres... Solo para ver si te interesaba...

Luis dijo...

son las cosas que me hacen pensar que mirando nunca se equivoco al hablar del bochinche que es el pais. pero ademas, no todos los canales se ven en todas partes: globovision se ve mas en cable que en señal abierta, incluso dentro de caracas. hay estados donde solo se ve el 2 o el 4 o el 8, nunca los tres a la vez, con lo que el "castigo" de la mala television venezolana es aun mas limitada. saludos

SMS dijo...

Hola Eugenio como asidua lectora de tu blogs y además interesada en el tema de la radio, la televisión y todos los servicios de telecomunicaciones no puedo dejar de comentar tu nota:

La información que publica Eduardo forma parte de una serie de estadísticas que se publican como indicadores del sector de telecomunicaciones por mandato expreso de la Lotel (ley Orgánica de Telecomunicaciones), cabe destacar sin embargo, que estas cifras son públicas desde el día 15 de mayo, es decir un mes exacto a la fecha de publicación de esta nota, por lo cuál me pregunto cuál podría ser la intención de abrir página con cifras que podríamos considerar un “caliche” tomando en cuenta el tiempo en el que fueron publicadas.

Creo que no podemos ser tan “simplistas” para pensar que la gente se suscribe a la TV pagada porque salió del aire RCTV o porque no me gusta la programación de los canales de Televisión abierta, allí entran en juego una serie de variables que se relacionan aunque reflejasad en la nota pasaron a segunbdo plano frente a RCTV. Quizas la nota me hubioese dejado un mejor sabor de boca si me hubiesen mostrado una estadística reciente donde se le preguntara a la gente ¿usted se suscribe al cable porque RCTV salió del aire? pero donde la muestra fuese significativa y no sólo la pregunta realizada a un aserie de personas que están esperando para suscribirse.

Tampoco se trata de hacer análisis sesudos con respecto al por qué de esta nota, pero indudablemente como bien dices sorprende que un diario de circulación nacional seleccione esta información como apuesta informativa. Creo que aquí debemos detenernos a pensar un poco sobre toda esta historia de las líneas editoriales y de la intención del medio en mostrar una cara de la realidad… ¿cuan importante puede ser para un lector saber que hay un incremento en la cantidad de suscriptores de TV pagada, no será que hay una intención de decir ya no existe RCTV en señal abierta luego busco nuevas opciones de entretenimiento televisado, porque Teves no me da lo que quiero?… esa no puede ser la única lectura. Creo además que muchos coincidirán conmigo, independientemente de cuan de acuerdo estemos o no con el cese de la concesión de la planta, en que esta televisora no es justamente el modelo de TV a seguir... Tu bien lo dices, la televisión en Venezuela es pésima.

Pero coincido contigo en algo, no estamos viendo lo más importante en la foto, probablemente la noticia debería ser qué se está haciendo para cambiar la realidad de la gente que vive, no sólo en esa casa sino en la infinidad de viviendas similares que ocupan buena parte de Caracas. Y no sólo eso, la discusión también debería dirigirse en función de qué hacer como ciudadanos y sobre todo como comunicadores ante la realidad de los medios venezolanos (la televisión entre ellos) que no están dando la talla y nos hacen buscar opciones foráneas que en la mayoría de los casos no reflejan lo que somos.

Te dejo una inquietud para la discusión, ya que te encanta generar debate en este espacio… Para el año 2012 en Venezuela la televisión analógica dejará de existir, entrará en vigencia el estándar que se escoja en TV Digital para el país, esto significa que el abanico de señales de televisión se multiplicará por cuatro, ante lo que describes pregunto: ¿con qué clase de contenidos vamos a llenar estos espacios? ¿vamos a tener 20 canales que repitan y repitan enlatados? ¿qué soluciones deberíamos aportar en este sentido? sobre todo a la luz de los últimos acontecimientos...

Patricia dijo...

Hola,
sobre este tema he escuchado rumores de que direcTV les regala las antenas y el servicio a la gente sin recursos (creo que les disminuyen los impuestos), no se si sean ciertos o no, pero deberias confirmar si es cierto o no. Yo, al igual que tu, me quedo impresionada cuando veo cuatro palitos y un techo de carton con su respectiva antena, pero desde que me dijeron esto lo estoy dudando y nunca he podido comprobarlo.

Related Posts with Thumbnails